Tienda Contactar

Comprenda los peligros de los humos que emite la soldadura

Conozca los riesgos y los controles que pueden ayudarle a reducirlos

Se espera que la demanda de soldadura especializada aumente durante la próxima década. Dado el crecimiento esperado, las estructuras y los equipos envejecidos necesitarán mantenimiento para poder seguir funcionando correctamente. Las operaciones de soldadura tienen oportunidades de expandirse, pero al hacerlo será primordial centrarse en la salud y seguridad de los empleados.

La exposición a óxidos metálicos y subproductos gaseosos es uno de los principales peligros a los que se enfrentan los soldadores. Bien sea que realice una soldadura por fusión, que aplica solo calor (procesos de arco eléctrico, gas o láser), o combine calor y presión en sus procesos de soldadura y corte, los resultados son los mismos: todos los métodos generan humos peligrosos.

¿Cuáles son los riesgos para la salud causados por los humos que emite la soldadura?

Las partículas de metal en los humos de soldadura son de 50 a 75 veces más pequeñas que el ancho de un cabello humano, lo que hace que sean extremadamente fáciles de inhalar. Respirar partículas metálicas y gases está asociado con una serie de efectos sobre la salud, según la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA) en su hoja informativa sobre el tema.

La exposición breve a los humos puede provocar náuseas, mareos o irritación de los ojos, la nariz y la garganta, una afección conocida como «fiebre de los humos metálicos». La exposición prolongada puede provocar cáncer, daños orgánicos o neurológicos. Ciertos gases desplazan el oxígeno y también pueden presentar riesgos de asfixia, especialmente en espacios de trabajo confinados.

Cada instalación tiene un nivel de riesgo diferente, dependiendo de los siguientes factores:

  • Tipo de proceso de soldadura
  • Metales de base, de relleno y de varilla de soldadura utilizados
  • Disposición del espacio y número de estaciones de trabajo
  • Prácticas de trabajo del soldador
  • Movimiento de aire y ventilación
¿Cuáles son los límites de humos para mi planta?

No hay una normativa única para la exposición a humos de soldadura. En cambio, la OSHA aplica límites de exposición permisibles (PEL) para metales específicos, que reflejan los límites para períodos de tiempo específicos. Por ejemplo, para aluminio, hierro y acero templado, el PEL es de 5 miligramos de partículas por metro cúbico de aire (5 mg/m3) promediado durante un período de 8 horas. Los metales que son más tóxicos, como el cromo, el manganeso, el acero inoxidable, el níquel y el cadmio, tienen PEL más estrictos.

Muchas operaciones de soldadura se esfuerzan por permanecer dentro de los Valores límite de umbral (TLV) detallados por la Conferencia Estadounidense de Higienistas Industriales Gubernamentales (ACGIH). Estos valores estimados del nivel de exposición que un trabajador puede tolerar a lo largo de su carrera, se basan en investigaciones científicas actuales y pueden ser inferiores a los PEL. Puede consultar los PEL y TLV en la Guía de bolsillo sobre peligros químicos publicada por el Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH). Sin embargo, tenga en cuenta que su operación puede tener requisitos estatales y locales adicionales.

¿Qué controles están disponibles para los humos de soldadura?

Una vez que comprenda los límites de exposición aplicables para sus metales y su proceso, debe considerar formas de reducir los peligros de exposición. La OSHA recomienda una «Jerarquía de controles» ordenados de mayor a menor eficacia:

Eliminación y sustitución: eliminar físicamente el peligro. Dejar de utilizar materiales peligrosos, si es posible.

Sustitución : reemplazar el peligroCambiar a otra alternativa, como un metal de relleno diferente o consumibles de alambre revestido que generen menos humo.

Controles de ingeniería: aislar a las personas del peligro. Cierre el espacio y/o instale un sistema de ventilación por extracción local (extractor de humos o colector de polvo/humos). 

Controles administrativos y de prácticas laborales: cambiar la forma en que trabaja la gente. Modifique los hábitos de trabajo o las posiciones de los soldadores, limitando el tiempo en áreas de alta concentración y/o mejorando su formación.

Equipo de protección individual (EPI): proteger a los trabajadores con el EPI adecuado. Utilice respiradores aprobados por NIOSH, especialmente cuando otros controles resulten insuficientes, y revíselos para asegurarse de que se ajusten y estén en condiciones adecuadas.

Jerarquía de controles
¿Qué importancia tiene la ventilación a la hora de controlar la exposición a los humos?

La ventilación es crucial para retirar los humos de la zona de respiración de un soldador. La OSHA hace estas recomendaciones con respecto a la ventilación natural y diseñada:

  • Manténgase contra el viento si realiza tareas de soldadura en espacios abiertos o al aire libre, aunque esto no garantiza la seguridad.
  • Utilice ventilación de extracción local (también denominada extracción de humos) para soldar en interiores.
  • Nunca realice tareas de soldadura en espacios confinados sin ventilación.
  • Donde no haya ventilación mecánica, utilice corrientes de aire naturales y sitúe el trabajo en un lugar adecuado para evitar la exposición.

Si bien la ventilación con ventilador de aire natural o forzado puede funcionar en algunas circunstancias, los sistemas de extracción de humos son por lo general mucho más efectivos. De hecho, en Gran Bretaña, la ventilación mecánica es obligatoria en la soldadura, incluso para acero templado. Una actualización de 2019 de la Normativa en materia de salud y seguridad laboral (HSE) establece que se debe utilizar un sistema de ventilación con extracción local para todas las operaciones de soldadura. Debido a que Europa suele ser la primera en adoptar regulaciones más estrictas, la norma puede indicar un panorama cambiante para los soldadores en Estados Unidos y otras regiones.

Cada operación de soldadura es diferente. Es aconsejable contar con un profesional de higiene industrial que le ayude a identificar los límites de exposición aplicables, a tomar muestras de aire de las zonas de respiración alrededor de sus trabajadores, a revisar su proceso y que le guíe en el desarrollo de una estrategia de gestión de riesgos. Además, Donaldson puede ayudarle a seleccionar el equipo de filtración adecuado para ayudarle a extraer el polvo y el humo de soldadura como parte de nuestras soluciones de ingeniería fiables.

Podemos ayudarte a obtener la solución óptima para su aplicación.

 

Fuentes
Controlling Hazardous Fume and Gases during Welding, Hoja informativa de la OSHA
OSHA Standard 29 CFR 1910.252, Welding, Cutting, and Brazing
Safety in Welding, Cutting, and Allied Process, American Welding Society, 
Industrial Ventilation: A Manual of Recommended Practice for Design, 30ª edición, ACGIH*
HSA Alert: Change in Enforcement Expectations for Mild Steel Welding Fume
Jonathan Hale, fundador y propietario de Air Systems Corporation
Gregg Grubb, Vicepresidente de Grubb Industrial Hygiene Services, LLC 

 

Cerrar