Comprar Contactar

Mi Colector de Polvo tiene una Fuga

¿Qué Debo Hacer Ahora? Sugerencia de Mantenimiento 1 de 4.

Hay muchos artículos y recursos con respecto al diseño e instalación adecuados de nuevos sistemas de colección de polvo, así como listas de verificación y protocolos para el mantenimiento preventivo. Por el contrario, esta serie de artículos busca abordar el tema de Mi colector de polvo no está funcionando. ¿Qué Debo Hacer Ahora?  Los artículos identificarán y definirán los modos de falla más frecuentes en un colector de polvo. Luego, explicarán los pasos para diagnosticar y posiblemente solucionar los problemas. Para fines de este artículo, un colector de polvo generalmente se definirá como una unidad autolimpiante tipo medio, específicamente un colector con filtro tipo bolsa o tipo cartucho. (Aquí no se consideran Cyclone, colectores de neblina y otros dispositivos.)  

Esta Serie de Sugerencias de Mantenimiento se Centrará en los Siguientes Cuatro Modos de Falla Principales:
  1. Colector de polvo con fuga (este artículo)
  2. Flujo de aire insuficiente en los extractores
  3. Corta vida útil del filtro
  4. Problemas eléctricos

Un modo de falla es un problema o deficiencia específica que es el resultado o síntoma de que un sistema no está funcionando o está funcionando con un bajo rendimiento. El modo de falla no tiene que significar falla completa o sin funcionamiento. El término se usa aquí para identificar áreas objetivo que no funcionan según lo diseñado. En los casos más extremos, el modo de falla hace que la unidad o el sistema (o proceso de fabricación) no esté operativo. Ciertamente hay muchos otros modos de falla, pero los cuatro mencionados anteriormente son los más frecuentes.  

Nota: Esta serie excluye intencionalmente los modos de falla en caso de incendio y explosión, que son más complejos y merecen un análisis por separado. Además, se debe tener extrema precaución al considerar las sugerencias de soluciones de problemas o medidas correctivas. Incluso las acciones aparentemente simples deben ser realizadas sólo por personal calificado y capacitado con los niveles apropiados de equipo de protección personal y precauciones de seguridad, como bloqueo-etiquetado, protección contra caídas, protocolos para espacios confinados, etc. Sólo electricistas calificados deben hacerse cargo de artículos eléctricos. En caso de duda, llame a un profesional para que realice todo el trabajo. Es probable que un fabricante de colectores de polvo pueda hacer una recomendación local.

1. Solución de Problemas de Colectores de Polvo con Fugas

Por Coby Jenkins, ingeniero regional de servicio de Donaldson Torit

Identificación de una fuga

Una descarga continua de polvo de su colector de polvo a menudo es un indicio de un problema dentro del colector. Por lo general, los colectores que presentan fugas se diagnostican mediante una simple observación visual. Si hay una nube o emisión visible desde el lado limpio del colector de polvo, lo más probable es que se atribuya a un problema con la integridad del sistema. La fuga resultante puede ser causada por cualquiera de lo siguiente:

  • Medio de filtración “soplado”, rasgado o dañado,
  • Un conjunto de filtro doblado o dañado,
  • Instalación incorrecta de un elemento de filtración,
  • Un filtro tipo bolsa desprendido o
  • Una falla mecánica de la placa tubular debido a la abrasión
Figura 1
Resolución de problemas

La mayoría de los colectores con fugas comienzan con problemas con el medio de filtración, ya sea en un filtro tipo bolsa o tipo cartucho. Sin embargo, algunas fugas mecánicas se pueden encontrar en el área de la placa tubular del colector de polvo. La placa tubular es el área estructural del colector de polvo que separa la cámara de aire sucio de la cámara de aire limpio. (Consulte la figura 1)

Figura 2

Intentar identificar una fuga específica y una medida correctiva a veces puede ser difícil. En algunos casos, la fuga puede ser el resultado de la abrasión dentro de la unidad. (La figura 2 muestra el desgaste real dentro de un colector que ha causado un agujero)

Cuando la causa de la fuga no sea evidente, hágase las siguientes preguntas de la solución de problemas:

¿Cuánto tiempo han estado instalados los filtros y/o es el momento de nuevos filtros?

¿Cuál es la pérdida de presión diferencial operativa en los filtros, y ha cambiado recientemente?

Inspeccione las tapas de acceso a los filtros.  ¿Están sueltos, desalineados o dañados?

Inspeccione los empaques de las tapas de acceso a los filtros. ¿Están rasgados o mal comprimidos?

  • Nota: Patrones de polvo durante la inspección de las tapas de acceso a los filtros. Las características y los patrones de polvo pueden permitirle determinar si se están produciendo fugas en una ubicación específica del panel de acceso al filtro. Si este es el caso, retire el filtro e inspeccione los empaques en la tapa de acceso al filtro y el elemento de filtración para ver si faltan empaques o si están rasgados o dañados.
Examine los filtros. ¿Contienen polvo en su interior? Si es así, ¿dónde?

¿Están los filtros instalados correctamente?

  • Si los filtros tipo bolsa son de estilo bandas de presión, ¿se asientan correctamente en la placa tubular?
  • ¿El exceso de material en el manguito de la bolsa impide un sellado adecuado?
  • ¿Algunas de las bandas de presión del filtro tipo bolsa están torcidas o permiten desviación?
  • ¿Los cartuchos están instalados en la orientación correcta (por ejemplo, empaque adentro o afuera)?

¿Está todo el herraje de fijación del filtro en su lugar y bien apretado? 

La falta de un solo perno crea un orificio en la placa tubular que puede permitir que una gran cantidad de polvo se desvíe de los filtros.

¿Se acumula polvo en el lado limpio de la placa tubular? Si es así, ¿dónde?  Esto puede ayudar a identificar la ubicación de fugas mecánicas.

Si puede vigilar la fuga y relacionarla con la limpieza por pulsos de una determinada sección del colector, puede limitar su búsqueda de fugas mecánicas. Esta característica a menudo está disponible con detectores de bolsas rotas.

Revise la carcasa del filtro en busca de grietas y/o soldaduras dañadas.

Al quitar e inspeccionar visualmente los filtros en busca de señales de daños o defectos mecánicos puede identificar la causa de las fugas. Los filtros se pueden dañar a causa de la abrasión. También pueden dañarse debido a condiciones operativas desfavorables, como oscilaciones de temperatura (demasiado alta o baja), desequilibrios químicos de procesos, chispas o brasas inesperadas o una frecuencia de limpieza excesiva. Si se identifican daños, el reemplazo del filtro puede corregir la fuga, pero se deben hacer preguntas adicionales para identificar la causa subyacente del daño.

Antes de instalar los filtros de reemplazo, asegúrese de limpiar la placa tubular, los filtros existentes y las tapas de acceso a los filtros. La acumulación de material en cualquiera de estas áreas o los errores de colocación durante la instalación pueden permitir el desarrollo de nuevas fugas.

Si una inspección visual simple (como se describe anteriormente) no localiza la fuga, es posible que sea necesario realizar una prueba de fuga más extensa con polvo de trazado fluorescente. Se agrega polvo fluorescente muy fino al lado sucio del colector mientras se pone en funcionamiento por un breve período. Luego, el colector se apaga y el lado del aire limpio se inspecciona con una luz de detección especial (luz negra) para iluminar el lado limpio del colector. Si hay fugas, el polvo de trazado fluorescente (que pasa a través de las fugas) brillará intensamente. Esto hará que sea muy fácil detectar el punto de las fugas.

Aunque el polvo de trazado fluorescente y las luces de detección se encuentran disponibles en el mercado, este tipo de pruebas las realizan más comúnmente empresas y organizaciones profesionales que se dedican a la reparación de colectores de polvo. En algunos casos, se pueden usar diferentes colores de polvo para confirmar medidas correctivas eficaces después de que las pruebas iniciales localicen las fugas.

A medida que se van detectando las fugas, se recomienda ir tomando medidas correctivas para cada fuga antes de pasar a la siguiente zona potencial de fuga. Esto elimina la necesidad de marcar o rastrear fugas para medidas correctivas posteriores. Una vez que se hayan revisado todas las zonas y se hayan solucionado las posibles causas fundamentales, el colector se puede reiniciar y evaluar. Sin embargo, antes de volver a poner en funcionamiento el colector, es importante asegurarse de que en la cámara de aire limpio se haya limpiado a fondo cualquier acumulación previa de polvo. Quitar el polvo de la cámara de aire limpio evita que el polvo se descargue de nuevo a la instalación. Esto habla de la importancia de limpiar las siguientes áreas antes de reiniciar el colector:

  • La cámara de aire limpio,
  • Los ductos limpios/de escape y
  • El ventilador

Cualquiera puede experimentar fugas del colector de polvo, pero las causas suelen ser fáciles de identificar y de remediar. Si continúan desarrollándose fugas, o si persisten después de que realice la solución del problema, comuníquese con su proveedor local de colección de polvo para obtener ayuda. Hay muchas maneras de reducir la posibilidad de fugas, y pueden ayudarlo a lograr la operación sin fugas de sus colectores.

Podemos ayudarte a obtener la solución óptima para tu aplicación.

Cerca