Dónde comprar Tienda Contactar

El combustible sucio daña los motores

La utilización de combustible sucio puede causar averías prematuras en equipos de cualquier edad. Debido a las presiones extremadamente altas, este daño es todavía más pronunciado en equipos más modernos con sistemas de combustible Common Rail de alta presión (HPCR). A las partículas duras por lo general se les denomina «suciedad», sin embargo, esta «suciedad» suelen estar compuesta por una amplia variedad de materiales que se encuentran en las zonas de trabajo (carbón, hierro, sal, etc.), y que se generan en los depósitos y tuberías de combustible (óxido, corrosión, etc.) y en los motores internos (materiales carbonatados y partículas de desgaste). 

El problema
Daños causados por las partículas duras

Las partículas duras generan problemas con las piezas móviles en el sistema de combustible. Puede generar problemas de arranque, un rendimiento deficiente del motor, problemas en el ralentí y un posible fallo total del motor. 

También pueden afectar el patrón de rociado generado por el inyector HPCR, que es crítico para la combustión adecuada y el rendimiento general del sistema de combustible. Los inyectores deben ser extremadamente precisos en términos de cantidad, distribución y tiempos. Las válvulas de asiento de bola están selladas con bolas de tan solo 1 mm de diámetro. Un buen sellado es absolutamente necesario para que la inyección funcione correctamente. Los daños causados por el desgaste erosivo provocarán un exceso de flujo de combustible, lo que provocará una disminución de la eficiencia del combustible y, por último, tiempo de inactividad del motor. 

El rendimiento de la bomba también se puede ver perjudicado por el agarrotamiento y el desgaste causado por la abrasión. Estos problemas se ven agravados por las tolerancias más estrictas y las presiones extremas presentes en los motores HPCR. En estas circunstancias, son las partículas más pequeñas (de 1 a 5 micrones de tamaño) las que causan el mayor daño, debido a que es como si chorrearan con arena las superficies de las piezas.

Niveles permitidos de partículas duras 

En algunas partes del mundo, 10 000 galones (38 000 litros) de diésel «típico» contienen 1-1/2 libras (700 gramos) de partículas duras; esto es 1000 veces más que el 1/4 oz. (0,7 gramos) por cada 10 000 galones (38 000 litros) permitido por los requisitos de limpieza de los sistemas de combustible HPCR. En realidad, no existe un nivel «aceptable» de partículas duras. Los fabricantes de inyectores tienen muy claro que los daños provocados por las partículas duras que entran en el motor no es un defecto de fábrica, sino el resultado de utilizar un combustible diésel sucio que no es apto para su uso en sistemas de combustible HPCR. El usuario final es responsable del combustible que se utiliza en el equipo y de las consecuencias de su utilización. 

¿Cómo entra la suciedad en el combustible?

El polvo y la suciedad están en todas partes, especialmente en las zonas de trabajo. El combustible diésel está bastante limpio cuando sale de la refinería, pero se contamina cada vez que se transfiere o almacena. A continuación podrá ver algunos de los factores clave que contribuyen a la contaminación del combustible:

Tuberías: La mayoría de las tuberías no son nuevas y, además, no suelen estar en perfectas condiciones. En muchas refinerías se utilizan inhibidores de corrosión para ayudar a proteger las tuberías, sin embargo, el combustible que fluye a través de las mismas recoge el óxido y otras partículas duras que sueltan las tuberías. 

Barcazas y vagones: ¿Con qué frecuencia se drenan y se lavan? ¿Qué había en la última carga? ¿De dónde venía? ¿Cuánto quedaba en el depósito cuando recogieron su carga? ¿Cuánto tiempo estuvo en tránsito? ¿El depósito está sellado herméticamente? Los contaminantes también pueden entrar en el combustible de muchas otras formas. 

Depósitos de terminales: Los depósitos de terminales suelen tener una alta tasa de rotación, por lo que no hay mucho tiempo para que entre contaminación del exterior en el combustible. ¿Ha recibido alguna vez el depósito una «carga incorrecta» procedente de una tubería o una barcaza? ¿Ha habido tiempo a que se asiente la suciedad más grande en el fondo del depósito? ¿Con qué frecuencia se limpia el depósito? ¿Lo acababan de llenar? ¿Se revolvió el fondo durante el proceso? ¿Qué lleno estaba el depósito cuando se cargó el combustible en el camión de reparto? Hay muchas variables que pueden afectar a la limpieza del combustible. 

Camiones de reparto: Los mismos problemas que se aplican a los depósitos estáticos también se aplican a los camiones cisterna, excepto que el contenido de los depósitos de los camiones nunca tiene la oportunidad de asentarse. Además, ¿ha pensado alguna vez en cuánta suciedad entra en el camión cisterna mientras entrega combustible a un cliente, en concreto si se trata de un cliente en un entorno extremadamente polvoriento? A medida que sale combustible, se aspira aire para desplazarlo. ¿Hay algo que proteja el interior del depósito frente el acceso del polvo presente en el aire? Por lo general no. La ventilación no suele contar con ningún tipo de protección, como se puede observar en la imagen a la derecha. 

Depósitos de almacenamiento: Los depósitos estáticos de almacenamiento a granel generalmente experimentan una rotación menos rápida que los depósitos de terminales. Además de estos problemas, los depósitos de campo y en centros de trabajo también pueden desarrollar problemas serios con otras fuentes de contaminación, tales como la entrada de suciedad y agua, condensación, óxido, corrosión, crecimiento microbiano, caída de glicerina e inestabilidad de aditivos. El tiempo y la temperatura se convierten en factores importantes que afectan la calidad del combustible. 

Proceso de dispensación: ¿Qué distancia debe recorrer el combustible diésel entre el depósito a granel y el dispensador? Canto más trayecto de tubería recorra, mayores serán las probabilidades de que se contamine. ¿Se mantienen limpias las boquillas dispensadoras? ¿Se han caído alguna vez al suelo? ¿Además? ¿Qué sucede con las entradas del depósito de combustible de los vehículos, están limpias? Piense en las tolerancias extremadamente estrictas que tiene su sistema de combustible y vuelva a valorar la limpieza. Ahora lo verá con nuevos ojos. 

Depósitos de combustible a bordo: La contaminación se sigue produciendo incluso después de que el combustible esté ya en el interior del equipo. ¿Qué ha albergado ese depósito en el pasado? ¿Ha estado estancado durante largos períodos? ¿Qué tipo de protección hay en las salidas de aire del equipo? La maquinaria pesada hace los trabajos más duros y sucios. 

Motores: Desafortunadamente, incluso si el combustible en su depósito estuviese en condiciones perfectas, el propio sistema de combustible generaría contaminación adicional. Las partículas de desgaste se crean debido a la fricción mecánica. El alto calor y la presión extrema generados dentro de los motores actuales conducen a la coquización y la creación de productos de carbono en el inyector. Gran parte de estas partículas producidas internamente se devuelve al depósito de combustible junto con el diésel sin quemar.

La solución

Si las partículas duras están dañando su equipo u obstruyendo sus filtros con demasiada rapidez, lo primero que debe hacer es aislar el problema probando la limpieza de su combustible en cada punto crítico: en el momento de la entrega, dentro de su depósito a granel y en el dispensador. Realizar estas pruebas le ayudará a priorizar los pasos de acción que más mejorarán la calidad de su combustible: limpiar el combustible antes de que se entregue, mejorar las condiciones del depósito e instalar sistemas de filtración en sus dispensadores u otros equipos. 

Reciba el combustible limpio 

Si recibe el diésel más sucio de lo que debería, debería hablar con su proveedor. Sin embargo, lo más probable es que sus entregas de combustible cumplan perfectamente con las especificaciones de la industria del diésel, por lo que probablemente el distribuidor no esté haciendo nada «incorrecto». Dicho esto, las prácticas de manipulación son muy importantes. La calidad del diésel puede variar mucho de proveedor a proveedor dependiendo de la forma en que lo manipule. Un buen proveedor aporta mucho valor. Se desaconsejan encarecidamente las decisiones de compra basadas exclusivamente en el precio. El coste de una carga defectuosa es mucho mayor que los pocos centavos por galón o litro que se pueden ahorrar con una compra barata. Si juegas a la «lotería» con el diésel, tarde o temprano perderá. Los usuarios de diésel de alto volumen pueden establecer sus propios requisitos y convencer al distribuidor de que instale sistemas de filtración en su terminal o en el camión de reparto, pero para la mayoría de distribuidores, esta no es una opción viable. Depende de usted asegurarse de mantener el diésel limpio de conformidad con los requisitos de su equipo. El nivel de limpieza promedio del combustible entregado varía mucho según la región. 

Realizar pruebas es el único método válido para poder evaluar con precisión la limpieza de su diésel. Cualquier laboratorio de pruebas de análisis de combustible de buena reputación puede llevar a cabo este tipo de prueba, o puede controlarlo usted mismo fácilmente con un kit de prueba de parche de recuento de partículas manual y un microscopio USB. 

Limpie el combustible antes de que entre en el equipo

Instale un sistema de filtración de un solo paso de alta eficiencia en la entrada de su depósito a granel para limpiar el combustible hasta los niveles de limpieza recomendados. Esto no solo protege su equipo, sino que también protege su inversión existente en diésel y protege a su depósito frente al riesgo de recibir una carga de combustible en mal estado. Una buena limpieza del depósito es costosa y requiere mucho tiempo.

Proteja la inversión en diésel en su depósito

Los centros de trabajo tienden a ser lugares sucios y el combustible sigue contaminándose cada vez que se transfiere o almacena. Lo importante aquí es evitar que entre suciedad adicional en el diésel después de que esté en su depósito a granel. Esto es algo que todo usuario de combustible puede y debe tomar medidas para controlar. La suciedad puede entrar en su depósito de combustible a granel o a bordo en el momento de la entrega desde el aire, desde el depósito o mediante contacto directo. Esto se puede prevenir o minimizar aplicando buenas prácticas de manipulación. 

Lista de verificación para una buena manipulación del combustible:

  • Inspeccione todos los depósitos para asegurarse de que estén sellados correctamente, sin grietas, accesorios sueltos u otras
    aberturas por las cuales pueda entrar la suciedad. 
  • Inspeccione todos los respiraderos. Muchas tuberías de ventilación tienen poca o ninguna protección frente a la suciedad y los contaminantes presentes en el aire. Instale filtros de ventilación de alta eficiencia para proteger las tuberías frente a la suciedad. La combinación de filtro de aire y respiradero tipo desecante (delicuescente) es la mejor, ya que protege tanto de la suciedad como de la humedad ambiental. 
  • Inspeccione todos los puntos de transferencia y dispensación y tome medidas para asegurarse de que no entre suciedad en el sistema por negligencia. 
  • Inspeccione con regularidad el interior del depósito de almacenamiento a granel. Realice pruebas en muestras de la parte inferior, media y superior del depósito para determinar la presencia de suciedad, agua u otros contaminantes. 
  • Drene y limpie el depósito periódicamente si está contaminando sus nuevas entregas de combustible. ​ 

La filtración de circuito de riñón con un carro de filtro portátil es otra opción para limpiar el contenido del depósito. Esta opción es especialmente adecuada para volúmenes de diésel más pequeños. Asegúrese de que el nivel del depósito esté bajo antes de realizar la filtración de circuito de riñón. Este proceso aísla los contaminantes concentrados en el fondo del depósito y no los mezcla con los grandes volúmenes de combustible más limpio en la parte superior.

Filtración previa a la dispensación

Debido a que los fluidos inestables y el depósito en sí pueden ser fuentes de contaminación, se recomienda realizar la filtración final en el dispensador. Es en este punto en donde la filtración será más efectiva. Garantiza que solo llegue combustible limpio y seco a su valioso equipo. Dependiendo del caudal y del uso total de diésel, la filtración en la dispensación puede ser tan simple como un solo filtro instalado en su bomba de combustible. Las instalaciones se pueden escalar para manejar cualquier flujo de combustible, desde una sola bomba de bajo flujo hasta una terminal comercial de alto volumen. 

Eficiencia del filtro

No todos los filtros diésel son iguales. Algunos eliminan solo «rocas y palos», mientras que otros eliminan más del 99,9 % de todos los contaminantes hasta el tamaño de una sola célula de bacteria. Es importante utilizar un filtro que limpie el diésel a los niveles recomendados. Para lograrlo, el filtro a granel debe ser tan eficiente como el filtro de combustible secundario a bordo especificado por el fabricante de su equipo. El número de partículas y las cantidades totales de contaminación aumentan drásticamente con tamaños de partículas más pequeños, por debajo de 4 micrones. Si no está filtrando las partículas de este tamaño con una alta tasa de eficiencia, entonces está haciendo poco para proteger su equipo o ampliar la vida útil de los filtros instalados. Independientemente del filtro que haya seleccionado, probar el nivel de limpieza de su combustible es la única forma de saber con certeza que está lo suficientemente limpio.

Filtros integrados

Con la introducción de los sistemas de combustible HPCR, las demandas de filtración integrada han aumentado exponencialmente. Prolongar la vida útil de los filtros integrados es una de las razones por las que se recomienda llevar a cabo un proceso de filtración a granel antes de repostar el combustible. Aumentará significativamente la vida útil del filtro integrado y agregará una capa adicional de seguridad para garantizar que todo su sistema de combustible cumpla con la vida útil esperada de las piezas y los intervalos de mantenimiento programados. 

En la actualidad se espera que los filtros eliminen mucha más contaminación en términos de tamaño de partículas, eficiencia (porcentaje) y volumen total. Los medios sintéticos de alta tecnología hacen un excelente trabajo limpiando mejor y reteniendo más partículas que nunca. No obstante, el hecho de que un filtro «encaje» en una aplicación en particular no significa que esté a la altura de las especificaciones originales del fabricante. La referencia cruzada no significa necesariamente un rendimiento perfecto. 

Siga las especificaciones del fabricante del equipo y asegúrese de verificar la relación Beta (eficiencia) de un filtro, no solo el tamaño de micras. Un filtro de «10 micrones» que solo elimina la mitad (Beta 5 (c) = 2) de todas las partículas de 10 micrones o más no es en absoluto igual a un filtro de «10 micrones» que elimina el 99,9 % de todos los contaminantes de 10 micrones o más (Beta 10 (c) = 1000). Se ha comprobado que los filtros de combustible Donaldson cumplen o superan las especificaciones del fabricante del equipo.

¿Busca un experto en filtración a granel para personalizar el tamaño de su sistema?

Cerrar